El debate que rodea a los pasaportes de vacunación llega a las empresas privadas

 

Ana Escribá Pérez, directora del grado de Derecho de la Universidad Internacional de Valencia, explicó en un artículo de Cinco Días que no se puede obligar a los empleados a vacunarse ni presentar una prueba de su vacunación. De hecho, pone de ejemplo las revisiones médicas, las cuales son ofrecidas por la empresa pero no son obligatorias.

Por otro lado, lo que no puede ser una obligación sí puede ser una recomendación. Distintos puntos de vista explican que la excepcionalidad de la situación ha permitido un margen en cuando a la libertad de los empleados, como la toma de temperatura en la oficina. Pero todos coinciden en que el objetivo es reducir la sensación de miedo al perder el trabajo por caer enfermo.

 

Roman es la Agencia de Comunicación de la Universidad Internacional de Valencia.

(3391 Posts)